La tecnología de la manufactura aditiva no es necesariamente nueva, puesto que ya era efectuada por su antecesora, la estereolitografía, desde comienzos de los años 80.

Sin embargo, no fue hasta tres décadas más tarde que tras un proceso largo de evolución, la impresión 3D tendría un impacto mayor en nuestra cultura, siendo ya hoy en día un producto más comercial y no sólo de uso industrial. Y es a raíz de este impacto que empezamos a ver cómo esta práctica ha alcanzado ya varias áreas y ha estado reinventándose constantemente, para involucrarse no sólo en el entretenimiento, si no también en la medicina e incluso en la gastronomía.

Pero vamos por partes. El primer avance de esta tecnología que es importante mencionar es en el campo de la medicina, ya que es perfectamente normal que hoy en día se consigan prótesis de todo tipo a través de este medio. Pero no sólo eso, sino que desde el 2012 las impresoras 3D han sido estudiadas por la biotecnología para desarrollar la bio-impresión, la cual usando tejido y células vivas es perfectamente capáz de imprimir partes y órganos humanos.

Por otro lado, en el campo de la construcción tuvimos uno de los más grandes avances hace poco tiempo, pues a finales del mes de mayo en 2016 se inauguró en Dubai el primer edificio empresarial completamente hecho con una impresora 3D gigantesca. Esto redujo el precio de construcción a prácticamente la mitad, sólo requiriendo de los necesaria s instalaciones de los servicios de electricidad y plomería.


Increibles capacidades impresoras 3D

Sin embargo, una de las cosas que aún parece imposible de creer es el papel que estas máquinas ejercen en el campo gastronómico, Ya que en el 2012 el laboratorio Cornell Creative Machines Lab fue capáz de modificar una para imprimiera comida. Sin embargo, aún se sigue mejorando sus funciones, puesto que por los momentos, a pesar que existe una gran variedad de comida posible de imprimir como caramelos, chocolates o pizza y pasta, aún se está expandiendo la capacidad de la textura que puede crearse. No obstante, la NASA se vio interesada en el proyecto, financiando el estudio de la posibilidad de imprimir comida en el espacio.

Comida imprimida

Aún existen muchos otros campos y objetos que estas maravillas pueden hacer, como partes de vehículos y piezas artísticas. Lo cierto es que las impresoras 3D son el futuro de muchas de las carreras profesionales que conocemos hoy en día.