Anteriormente ya hablamos sobre Terrafugia TF-X, el cual es un proyecto que cada vez está más cerca de convertirse en realidad y de POP.UP, un concepto de coche y dron. Esta vez le toca a el coche volador PAL-V, el cual quiere ser el primer auto volador comercial del planeta.
Auto volador PAL-V
Esta maravilla es el sueño recurrente de muchos, de querer tener su coche volador en casa, al primer estilo de los supersónicos y de muchas películas de ficción. Lo cierto es que el proyecto PAL-V no es algo nuevo, y después de varios años de prueba, quiere manifestarse para sorprender al mundo.

Casi en el mercado

Las empresas AeroMobil y Terrafugia quieren cumplirle el sueño de tener un coche volador en realidad a muchas personas. Los proyectos están en marcha y la PAL-V, fabricante holandés, ya en este año 2017 han dejado ver el resultado final de su PAL-LIBERTY. El auto está a punto de salir al mercado, de hecho, los interesados pueden reservar uno desde este instante.

Con permisos y buenos motores

Coche volador PAL-V
Lo que diferencia a este vehículo volador PAL-V Liberty de otros es que sí cuenta con permisos, de hecho, es el único que hasta ahora los tiene. Ha cumplido todos los requerimientos de aviación europeos y americanos así como también los terrestres. Este auto funciona como un triciclo propulsado por motores Rotax dual, donde uno sirve para conducir por tierra y el otro para hacerlo volar por los aires.

Tamaño adecuado y buena suspensión

El PAL-V no es ni muy grande ni muy pequeño, de hecho, tiene el mismo tamaño de un automóvil regular, el cual, precisamente era uno de los problemas que siempre tenían los diseños anteriores. Este auto es capaz entonces de bajar la suspensión y moverse muy bien en las curvas debido a su tamaño y mejoramientos en el diseño.

Un futuro con carros que vuelan

Hasta ahora, el PAL-V está disponible para adquisición en dos versiones, el Pioneer Edition y el Standard Sport; ambos superan la barrera de los 350 mil dólares. Obviamente, el futuro de los carros voladores está ya a la vista una vez que entren fluidamente en el mercado. Por el momento, sólo los ricos y pudientes podrán tener estos productos, pero dentro de unos pocos años, esa realidad irá cambiando paulatinamente.