“Tiene sentido que una persona que ama a los perros es más vivido, pues querrán estar afuera, hablando con gente, paseando a su perrito con ellos ”afirmó“ Mientras que, si eres más retraído, sensible y quizás eres de los que les gustan quedarse casa a leer un libro, tu gato no precisa ir afuera a pasear”. En otras palabras, los gatos son mejor para personalidades que aman leer y no salen tanto. Los perros, son más como una comedia romántica con sus dueños y son más compatibles con personas extrovertidas que les gusta salir todos los días, aunque sea a respirar aire fresco.

Gato

Un sesenta por ciento de los participantes se identificó como amante de perros y un once por ciento como amantes de gatos, el resto afirmó que les agradaban los dos o bien ninguno. Las personas elegirán a su compañero basándose en su personalidad de manera inconsciente, si bien el tema aunque parezca un tanto ameno al equiparar a los modelos de personas, este estudio puede asistir a prosperar la eficiencia de la terapia con mascotas a fin de que haya mejores relaciones entre los dueños y sus compañeros.


Gato